lun mar mié jue vie sáb dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
Máquina Cóndor 07/09/2006 - 30/09/2006 Demian Schopf Máquina Cóndor es un trabajo en proceso -“work in progress”- y esta instancia representa sólo una primera etapa del desarrollo de la obra. En etapas poteriores se contempla la implementación de nuevos algoritmos y motores de búsqueda y de escritura, y modelos de desarrollo para producir versos o textos en prosa.
Máquina Cóndor es un sistema de textos autogenerados en base a variaciones que se producen en los sitios web de los principales periódicos de la prensa internacional. El programa examina noticias relativas a la guerra y a la economía, y utiliza esta materia prima, siempre cambiante, para activar un motor de escritura. Por este motivo los versos que Máquina Cóndor produce no son nunca los mismos y aluden a escenas de quirófano, sirviéndose de la objetividad y frialdad del lenguaje científico para su producción poética. Estos versos nacen, viven 30 segundos y después mueren.
Hay que destacar que en relación a la utilización de Internet como generador de textos esta obra es el primer experimento de esta naturaleza que se realiza en Chile, y acerca de la utilización de las variaciones de noticias relativas a la guerra y la economía como agente generador de textos, es el primer experimento de esta envergadura que se realiza en el mundo.
Máquina Cóndor es una obra formalista y desconstructiva, cuyo objeto es el estatuto del lenguaje en ese medio masivo de comunicación que es la prensa en Internet. Sin embargo, como no hay palabras sin significados, el lenguaje escogido no es azaroso: la forma de los versos cita una estrofa de cuatro versos de las Soledades de Luís de Góngora, metáfora del modo en que nos relacionamos con la muerte o con el “ser para la muerte” (Heidegger). El poema describe lo efímero de la vida de una mariposa, así como efímera es la existencia de los textos que este sistema genera.
El lenguaje científico, su “temperatura de quirófano”, puede asociarse a la “frialdad y objetividad” que supone la tecnología de la tortura, que a través de los siglos se ha ido transformando en un método que se aplica de modo rígido y programático. Este contexto es el que avala al “Cóndor” de la máquina de la tortura que se intersecta con esta otra máquina estética que es la Máquina Cóndor. Tampoco es casual que los “detonantes” del motor de escritura sean noticias relativas a ámbitos tan estrechamente vinculados como la economía y la guerra. El mejor ejemplo es la Guerra de Irak que con sus noticias alimenta al sistema y nos recuerda que en lo que a la “máquina de la tortura” se refiere, la Operación Cóndor en cierto modo sigue ocurriendo hoy en día en diferentes partes del mundo; sólo ha cambiado de nombre y de territorio.
La instalación contempla las dos salas de Galería Gabriela Mistral y una pantalla publicitaria que se encuentra en la intersección del Paseo Ahumada con la calle Nueva York.