lun mar mié jue vie sáb dom
1 2 3 4 5
6 7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Desierto 07/07/2015 - 31/07/2015 Regina José Galindo Regina José Galindo, artista guatemalteca, aborda en su trabajo de performance aquellas problemáticas que la afectan como sujeto y como mujer, utilizando su propio cuerpo como receptor que permite visibilizar el abuso, la violencia, la indolencia, no solo aquella generada y persistente en su país, tras décadas de guerra interna, sino también aquella que se vivencia, más o menos visible, en los países a los que es invitada.

A partir de una gran rigurosidad formal y conceptual, su obra está marcada por su fuerza, su potencia artística y política. En ella, el cuerpo -propio- asume plenamente su condición de político, particularmente a partir de su ser mujer, operando como una suerte de membrana entre lo social-colectivo y lo personal-individual.

Sus performance se caracterizan por una acción concentrada y profunda, visualmente poética, un silencio estremecedor y elocuente, una gran contención, que permite al público conectarse de formas diversas a cada pieza exhibida.
Desierto es un trabajo que aborda el grave problema del monocultivo de pino y eucaliptus (ambas especies introducidas) que afecta a grandes extensiones de territorio al sur de nuestro país, principalmente aquellos reclamados por los mapuche en su lucha por la recuperación de tierras ancestrales usurpadas por el Estado chileno, la dignificación de su pueblo y su cultura.

Los monocultivos de pino y eucaliptus abastecen a las grandes empresas madereras y papeleras en nuestro país, las que, en manos de unas pocas familias, han actuado sin consideraciones medioambientales, sociales ni culturales, erigiéndose hoy en día como las grandes propietarias de extensiones de terreno otrora boscosas, fértiles y diversas, amparadas en el decreto ley nº 701 de octubre de 1974.

El efecto de estos monocultivos es la progresiva carencia de agua, en zonas tradicionalmente húmedas, la explotación indiscriminada del suelo, la muerte progresiva de los bosques y la consecuente desertificación, situación conecta tristemente la historia de Chile y Guatemala, país en que la llamada “tierra arrasada” significó la concentración y exterminio de la población maya con el fin de expropiar sus tierras, las que una vez finalizada la guerra en 1996, jamás les han sido devueltas y hoy sirven de terreno de cultivo a otra especie extranjera: la palma africana que abastece el lucrativo negocio del aceite.

Junto a esta obra, creada especialmente para la presente muestra, se exhiben 7 videos, registro de performance anteriores realizadas tanto en Guatemala como en Europa, entre los años 2011 y 2013.



Soledad Novoa Donoso