lun mar mié jue vie sáb dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23
24
25
26
27
28
29
30
31
Trama / La línea 23/03/2006 - 22/04/2006 Juan Castillo /Fracis Naranjo La propuesta visual presentada por los artistas Juan Castillo y Francis Naranjo y bajo la curatoría de Nilo Casares, reflexionó sobre la relación individuo-sociedad e hizo participe al ciudadano de la alternativa que supone la alteración cotidiana, a través de reflexiones personales motivadas por intervenciones que inquieten lo establecido. Así, ambos artistas intervinieron diferentes espacios públicos que forman parte del cotidiano de Santiago y transforman a Galería Gabriela Mistral en el centro emisor de una red que se extiende por la ciudad y próximamente a otras partes del mundo.

Francis Naranjo y Juan Castillo comparten una larga trayectoria de proyectos en común, manteniendo un diálogo permanente con el teórico Nilo Casares.

Francis Naranjo utilizó la idea de la línea imaginaria que supone la seguridad, el margen de la apreciación desde y para el otro lado. Intervino la sala 2 de Galería Gabriela Mistral, trabajándola como una gran pieza de luz y extendió su trabajo a la Ferretería Amunátegui con el trabajo videográfico Iluminaciones urbanas.

En la ocupación de Galería Gabriela Mistral, Naranjo estableció una dicotomía marcada por la línea general que divide el espacio en dos (tela de 1,50 m. de alto x la dimensión del espacio), que dejaba ver de forma tamizada la línea que se encuentra tras ella, construida con focos rojos a modo de línea que delimitaba el espacio de alerta; el espacio donde nos podíamos mover, que nos enfrentaba a la alternativa de alerta, estaba rodeado por una línea construida con estructuras bajas que albergaban en su interior unas luces azules, que representaban la línea de prevención. La sensación que le provocaba al espectador era la de ir rompiendo las líneas de láser que nos acotaban toda movilidad. Y todo esto en un ambiente “enigmático” marcado por el exceso de líneas bañadas por el humo intangible de la realidad.

En la vitrina de la Ferretería Amunátegui fueron instalados dos videos que dialogaban con el espacio interior de la Galería y que ofrecían al espectador una alternativa pública de asimilar el arte. En esta intervención, las imágenes en movimiento parecían retomar eternamente sobre sí mismas, siendo siempre otras, el sonido era de fluidos corporales que refuerzan el concepto del baño en distinto río... aunque el río fuera siempre el mismo. Hablaba del recurrente flujo interno y externo, como queriendo aferrarse a la creencia de que habrá algo que permanezca.

El espectador cotidianamente se encontraba en un espacio acotado donde todo se estructuraba a partir de conceptos establecidos, la actitud de constante inquietud enfrentada a la alternativa de alerta escondida tras una simple línea de menos de un milímetro de espesor (tela) donde se situaba el concepto de riesgo. Así, podíamos establecer a partir de algunas premisas qué da origen a un acto inseguro: la falta de capacitación y adiestramiento; el desconocimiento de las medidas preventivas; la carencia de hábitos de seguridad; las características personales, como la confianza excesiva, la actitud de incumplimiento a normas y procedimientos establecidos como seguros, los atavismos y creencias erróneas acerca de los accidentes, la irresponsabilidad, la fatiga y la disminución, por cualquier motivo de la habilidad. Estas premisas dan por sentado que la concepción individual se encuentra sujeta a normas controladas por un sistema que todo lo prevé de forma genérica.

El trabajo de Juan Castillo se estructura a partir de la idea del viaje,”esas nadas” que unen dos o más puntos, son estos territorios de transición, desde donde parten las líneas que cubren esta investigación.

Para este proyecto Castillo utilizó como módulo la frase "Te devuelvo tu imagen", con la que ha trabajado desde los años ‘70 y con la que ha intervenido una serie de espacios públicos: la Alameda, buses del Transantiago y Galería Gabriela Mistral. Esta ocupación se entiende como una operación grado 0 de la publicidad, la frase no promueve o vende ningún producto, solo delata la mirada del que la lee, recuperando esa vieja idea que nos habla de la imposibilidad de que existan los objetos sin una mirada que los descubra.
Tres días previos a la inauguración de la exposición en Galería Gabriela Mistral se intervino la Alameda con 80 textos autoadhesivos de alto tráfico con la frase "Te devuelvo tu imagen", que fueron pegados en ambas veredas de ésta, desde la Biblioteca Nacional (calle Miraflores) hasta Galeria Gabriela Mistral (calle Amunáteguí). Asimismo, en el costado lateral izquierdo de 50 buses del Transantiago, que transitan por el eje de la Alameda, se instaló esta misma frase. Estas intervenciones permanecieron durante el período total de exhibición.

Cabe destacar que Nilo Casares (teórico de arte y curador español independiente), curador de este proyecto y escritor de los textos del catálogo, planteó una curatoría horizontal: no se trató de “elegir” ni proponer “temas”, si no más bien participar del diálogo creativo de esta obra.

Este proyecto fue subvencionado por el Gobierno Canario, el Gobierno Regional Metropolitano, la Comisión Bicentenario y el Consejo de la Cultural y las Artes. Descargar Catálogo