lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Transformaciones de lo Mismo 19/05/2004 - 03/07/2004 Magdalena Atria y Livia Marín El trabajo de Atria y Marín intenta replantear los límites entre objeto y material, en ellos el objeto se transforma en material y viceversa, se altera su funcionalidad pero se conserva sin embargo un vínculo con su uso original. Sus obras comparten la posibilidad de una lectura múltiple: si bien los trabajos ingresan a un campo de lectura específico vinculado al contexto artístico, no se cierran por ello a la mirada del espectador común.

Con una factura precisa y rigurosa, el trabajo da cuenta de su propio proceso de construcción manual, materializándose en obras que si bien contienen objetos o materiales familiares, al mismo tiempo provocan extrañeza por la forma en que éstos aparecen. A pesar de plantearse desde las propiedades físicas de los objetos y la experiencia corpórea del espectador, las obras no se sostienen simplemente sobre una nostalgia por lo escultórico. Más bien, su intención es detenerse frente a lo más cercano, a nuestro espacio en común con los objetos y materiales cotidianos.

La reiteración del acto constructivo–torneado y moldeado en el caso de Marin, corte y pegado en el caso de Atria- va generando una complejidad creciente que se carga de sentido, replanteando nuestra relación con estos elementos cotidianos desde las propias cualidades que los definen.

Magdalena Atria lleva tiempo trabajando en torno a la materialidad de la pintura, abandonando los medios tradicionales para construir obras a partir de la plasticina como material pictórico. Rescata la plasticina como material familiar junto a su carga de materia prima no tecnologizada y, al mismo tiempo, toma ventaja de su maleabilidad y posibilidad de constante mutación. Guiada por estas propiedades Atria construye una nueva situación más cercana al campo de la pintura que al contexto artesanal y objetual original del material. Su afán de reinventar el material se traduce en el uso del color como materia, no solo como pigmento, produciéndose así una sincronía entre superficie, corporeidad y pigmentación.

Paralelamente, Livia Marin viene desarrollando un trabajo protagonizado por el objeto y su colocación. El interés de Marín se centra en objetos de uso diario. A modo de rescatar el objeto del anonimato, su trabajo manipula aspectos formales tales como apariencia, material y escala, desplazando el análisis a nociones como igualdad/diferencia uniformidad / particularidad, multiplicidad / singularidad. De este modo se acerca la situación y estado del objeto común al campo de lo escultórico. Descargar Catálogo