lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25
26
27
28
29
30
31
Humani Corporis Fabrica 25/07/2003 - 13/09/2003 Raquel Schwartz La artista boliviana Raquel Schwartz parte de un dato estadístico objetivo para desarrollar esta muestra en Galería Gabriela Mistral: la ciudad donde vive, Santa Cruz de la Sierra, es el lugar donde se registra el más alto índice de operaciones de cirugía plástica en nuestro continente.

A partir de ello, conceptos como seducción visual o imagen perfecta – a la que, en muchos casos, intentamos acceder a cualquier precio - toman gran parte de nuestra creatividad y energía, según comenta la propia artista, quien se pregunta si acaso no estamos reinventándonos a nosotros mismos en un intento por controlar nuestra propia evolución, o si nuestro interés no será, ya a estas alturas, diseñar al nuevo ser humano.

Estas reflexiones y preocupaciones la llevaron a transformar el espacio de Galería Gabriela Mistral en el laboratorio quirúrgico de tales experimentaciones, empleando elementos hospitalarios tales como camillas, instrumental médico, cajas de luz, así como un material que ha venido utilizando desde hace algún tiempo y que, inevitablemente, se asocia con lo kitsch: el peluche rosado.

De esta manera, la primera sala se transformó en una “sala de espera” de consulta médica, con el agregado de que cada uno de los tradicionales elementos que la conforman (sillas, sillones, mesas, floreros, revistas etc.) han sido paciente y minuciosamente forrados en peluche. Este material cubre –“empapela”- incluso los muros de la galería, sirviendo como pilosa pantalla de proyección para un video en blanco y negro que muestra imágenes reales de curaciones post-operatorias de pacientes sometidas a cirugía estética.

En la segunda sala, lo primero que recibía al visitante es una larga mesa construida en base a camillas hospitalarias transformadas en cajas de luz, dispuesta casi como para un banquete. Irónica –y aterradoramente-, cubiertos y vajilla han sido reemplazados por instrumental médico dado de baja.

A ello se suman una serie de cajas de acrílico colgadas al muro que contenían un “muestrario” de diversas partes del cuerpo elaboradas en látex (diferentes modelos de narices, bocas, pechos, vientres, nalgas), reproducciones tomadas del real a partir de conocidos personajes de la ciudad de Santa Cruz. Como “anfitrión”, nos recibía el Dr. José Luis Ballivián, cirujano plástico, en una foto de cuerpo entero tomada en su “taller-laboratorio-quirófano”.

El nombre de la muestra –humani corporis fabrica- es tomado por la artista del tratado de Andrea Vesalius, el anatomista belga considerado fundador de la anatomía en el siglo XVI, quien se dedicara a la disección anatómica en una época en que el estudio de la anatomía era visto como una “ciencia infernal”.

El texto original, De corporis humani fabrica libri septem (Sobre la estructura del cuerpo humano) publicado en 1543, daba a conocer sus avances en el campo de la anatomía humana y contaba con más de trescientos grabados, que constituyeron una muestra sin precedentes de ilustración anatómica, realizados probablemente por algunos artistas del taller de Tiziano.

En el texto de presentación del catálogo, Justo Mellado relaciona esta muestra de Raquel Schwartz con dos exposiciones y dos momentos en el arte chileno, que abordan la problemática del cuerpo, la identidad, la cirugía, en definitiva, la construcción de identidad y su representación: Sala de espera de Carlos Leppe (y el texto de Nelly Richard a propósito de ésta, Cuerpo correccional), un trabajo histórico del año 1979; y Las proporciones del cuerpo de Bernardo Oyarzún exhibida durante el presente año: “Valga precisar, en provecho del análisis de la actual coyuntura plástica, que las menciones a Alfons Hug y a Bernardo Oyarzún apuntan a la regulación de la proporción representacional, mientras Leppe – en el “período anterior”- enfatizaba la cuestión de la ortopedia. Lo que Raquel Schwartz reproduce, trata acerca de la “recomposición de la representación”, en el terreno de la compostura literal de las apariencias, recurriendo derechamente a las habilitaciones de la cirugía reparatoria”, señala Mellado.

Raquel Schwartz ha participado en dos exposiciones colectivas realizadas en nuestro país, el año 2000 en la ciudad de Iquique (Arte contemporáneo y espacio público), y durante la Cumbre de las Américas el año 1998 (Expocumbre, Santiago). Sin embargo, es esta la primera vez en que el público de Santiago podrá apreciar la fuerza de su trabajo en un despliegue mayor, trabajo que es descrito por la curadora boliviana Cecilia Bayá de la siguiente manera:

“Desde el inicio de su carrera y a través de numerosas exposiciones, intervenciones urbanas y participaciones en encuentros artísticos internacionales, Schwartz nos ha demostrado con su particular mirada de las cosas, personas y situaciones, que el arte puede ser algo familiar, inquietante y conmovedor a la vez.

Su obra tematiza tópicos tan polémicos y actuales, al menos en el ámbito cultural y geográfico en que ella se desenvuelve, como los concursos de belleza (instalación "Las Misses", ganadora del premio internacional SIART), el significado de la vestimenta para personas de pocos recursos ("De piel y de vestido", 2001), o la letanía boliviana de que con una salida al mar se solucionarían los problemas del país ( "La barca ", Centro Cultural Mapocho, Santiago de Chile 1998).”

Raquel Schwartz ha desarrollado una importante trayectoria internacional, con presencia en eventos como el OpenVenecia 2002, 25 Bienal de Sao Paulo- Iconografías Metropolitanas (2002), Políticas de la diferencia. Arte Iberoamericano de fin de siglo (2001), II Bienal Iberoamericana de Lima y II Bienal del Mercosur, ambas en el año 1999. Asimismo, forma parte de la red Triangle Art Trust, a través de la cual organiza talleres en residencia para artistas en la ciudad de Santa Cruz, experiencia que será comentada en dos conferencias que desarrollará en las ciudades de Santiago y Valparaíso.

Cabe señalar que esta exposición cuenta con el patrocinio del Consulado General de Bolivia en Chile. Por una feliz coincidencia, la muestra permanecerá abierta durante las festividades del mes de la patria en Bolivia, cuyo día nacional se celebra el 6 de agosto.