lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24
25
26
27
28
29
30
Colección de la Artista 13/03/2003 - 12/04/2003 Ximena Zomosa La exposición se destacó no sólo por la originalidad de los materiales que empleó la artista, sino por la manera en que la artista los dispone. La utilización del propio pelo para “dibujar” sobre el muro, o la del marco como objeto a intervenir y trabajar incluso con el chocolate y los dulces, hacen que su obra tenga un sello distinto.

En un texto escrito por Ximena Zomosa el año 1997 para su exposición Cotidiana, se relata, en un estilo que se mueve casi entre el cuento infantil y la crónica policial, la súbita transformación de las actividades domésticas de una mujer (una dueña de casa de clase media “sin características físicas especialmente destacables”), la que comienza a pintar de dorado la basura recolectada durante el día anterior, o la comida dispuesta para el almuerzo dominical. A ello se suma el impulso irresistible de cortarse el pelo en una gran trenza para ser servida en un plato de acompañamiento, o la agresión a punta de clavo y martillo de todas las reproducciones de arte de la salita de estar y sus respectivos marcos.

El frenesí transformatorio se expande hasta las labores de repostería, derramando chocolate y azúcar nuevamente sobre cuadros, a la costura y el bordado, y a los juguetes de sus hijos, que comienzan a ser incorporados a estos ejercicios de manualidades. La artista finaliza el relato señalando que “la sujeto ha sufrido también de alucinaciones y sueños que la han llevado a confeccionar compulsivamente vestidos de tamaños inusuales” y que “a todos estos actos y sus consecuencias (es decir, los objetos producto de los mismos), se ha sumado también el abrupto corte de su cabello y la exhibición de éste sobre una pared pública”.

Este texto, con su carga irónica y seductora, revela las claves y secretos que permiten comprender el desarrollo y evolución de la obra de Ximena Zomosa, hasta llegar a la muestra de Galería Gabriela Mistral, denominada Colección de la Artista.

El título Colección de la Artista evoca, por un lado, un cierto sentido retrospectivo. Por otro, alude a aquellas piezas que, al interior de una exposición, el artista rehúsa vender y decide conservar para sí. Pero en este caso, lo que Ximena Zomosa exhibe son obras que se transforman en conceptos, y que como tales forman parte de su colección personal y enajenable.

Conceptos que, en palabras de la artista, pertenecen a “la caja de herramientas, caja de obras y materiales compuesta por los distintos materiales e ideas (imaginario) del que dispongo para realizar mi trabajo”. Descargar Catálogo