lun mar mié jue vie sáb dom
1 2
3 4 5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Desapariencias 05/05/1999 - 31/05/1999 Regina Silveira EL DIÁLOGO CON LAS SOMBRAS VIVAS

Con esta muestra de la prestigiosa artista multimedial brasileña Regina Silveira, la sala de exposiciones marca el inicio de su plataforma de recepción de creadores de renombre en la escena plástica internacional.

La artista que ha presentado sus trabajos en importantes salones y museos de Brasil y Estados Unidos, ideó esta muestra especialmente para ser presentada en la Galería Gabriela Mistral. Las proyecciones de sombras como comentarios irónicos de las relaciones sociales y las estructuras de poder, fueron los rasgos que definen el proyecto “ Desapariencias” de Regina Silveira, una de las más connotadas creadoras multimediales del Brasil y Latinoamerica.

La muestra que fue especialmente diseñada para la Galería Gabriela Mistral, marca un hito en la política de programación de la sala, por cuanto es el inicio de la plataforma internacional para recibir artistas internacionales de renombre.

El trabajo curatorial a distancia realizado a través de fax y teléfono con la artista y que definió la puesta en escena de la Galería, revistió especial valor, señaló Luisa Ulibarri, “por cuanto permitió configurar una propuesta especialmente diseñada para ocupar el espacio físico como un gran soporte.

El dibujo de las sombras de un taller de artistas académicos que Regina creó para la Galería Gabriela Mistral, es metáfora de una taxidermia o embalsamamiento fantasma de los estudios montados en los museos; estudios que existían en la bucólica pintura de caballete y que la artista cita en una propuesta espectacularmente estética, moderna, trasgresora y muy honesta con respecto al oficio y ejercicio de hacer arte con nuevos soportes y materialidades.

PRECURSORA DE LA ESCENA MULTIMEDIAL

Regina Silveira emerge en los años 70 dentro del panorama artístico brasileño, llegando a convertirse en una de las pioneras del videoarte en su país y se consolida en la década de los 90 con una poderosa y creciente inserción en los circuitos internacionales del Arte Contemporáneo.

La artista, con formación en la Escuela de Comunicación y Artes de la Universidad de Sao Paulo y en el Instituto de Artes de la Universidad Federal del Río Grande del Sur, Porto Alegre, ha desarrollado gran parte de su carrera en Estados Unidos, donde ha montado exposiciones en importantes salas de arte como el N.I.I Art Museum, Gallery, en Chicago donde presentó "To Be Continued" en 1997, y en Centro de Arte Blu Star, en San Antonio Texas.

La obra de Silveira es variada, juega con las sombras y los tonos negros como en la serie "In Absentia" de 1983, donde a través de las deformaciones de perspectivas, refleja aspectos tan característicos como la masificación de los objetos producidos en serie. O como ocurre en "Auditorium II" de 1990, donde el sólo juego con las perspectivas aplicadas a recortes de polietileno con forma de butacas, conceden al objeto un volumen especial por fuera de lo normal.

Su trabajo en general se aproxima a la geometría del absurdo (A Arte de Desenhar-1990; Vortice- 1994) y al mundo de las sombras metafísicas, aspectos fuertes del mundo onírico del surrealismo. Labor que ha ido evolucionando a medida que pasa el tiempo y que la ha llevado a ser considerada como una de las artistas visuales más importantes del Brasil.

Un año antes de la exposición que realizó en Galería Gabriela Mistral, la 24° Bienal de Sao Paulo la homenajeó con un espacio nunca antes cedido: la fachada del edificio de la institución, que la artista utilizó como soporte para “Tropel”, obra de dimensiones gigantescas (50 x 13 mts.) hecha en vinil adhesivo negro y la que los índices de la ausencia son las huellas de animales salvajes de diversos tamaños y grados de peligrosidad, en descomunal carrera rumbo al horizonte.

Junto con esta muestra que estuvo abierta hasta el 31 de mayo, la artista brasileña participaró, además, en un encuentro con la comunidad artística y estudiantil en el Campus Lo Contador de la Universidad Católica, donde exhibió videos y diapositivas de su trabajo.

EL GOCE DEL SIMULACRO

Regina Silveira, que actualmente vive y trabaja en Sao Paulo, Brasil hace uso de distintos soportes y medios como para comentar el arte y su funcionamiento. Esa operación metalingüística, siempre armada de ironía, se presenta más corrosiva aún en “Desapariencias”, su primera muestra individual en Santiago de Chile.

La obra es un conjunto de proyecciones de sombras del estudio de un pintor y una réplica del móvil de Calder en que la reflexión sobre el lugar del artista y, en especial, sobre la noción tradicional del arte y la transformación del quehacer artístico es el gran tema.

Se trata de un estudio donde se aprecia una incursión o búsqueda sobre el lugar del artista, sobre la noción tradicional del arte y sus transformaciones. La artista hace uso de un código geométrico (línea trazada) que indica la parte invisible del sólido representado. Se apunta al estudio del artista, aquel tradicional equipado con caballete, closet para tintas, torno para moldear, piso y paleta.

Un estudio que se remonta a muchos siglos, el que ganó importancia en el Renacimiento, se burocratizó con la academia, empezó a desaparecer con las vanguardias y llegó al final del milenio como simulacro cada vez más alejado de la práctica contemporánea.

Así como la fuente de luz es sinónimo de un hogar de la imagen – señaló el crítico de arte y curador independiente Justo Pastor Mellado – el dispositivo de Regina Silveira pone en duda la legitimidad de los espacios de exhibición, parodizando la puesta en escena de los mobiliarios que los especifican. “Ya no se trata sólo de ausencia de cuerpos, sino de ausencia de los mobiliarios que balizan los trayectos de los cuerpos. Como si quisiera fijar el fantasma de la habitabilidad, retrayéndose de la verosimilitud fotográfica mediante el uso paródico, perverso, de la proyección perspectiva”.

Angélica de Moraes, curadora y crítica de arte señaló: “la artista llega al público chileno en buena hora. Ella está recolectando a lo largo y especialmente al final de estos años noventa, el reconocimiento por un recorrido que comenzó a aumentar su densidad en los años 60 y que, plenamente maduro desde los 80, se ha proyectado en el exterior, con mayor frecuencia en el circuito norteamericano, canadiense e italiano”. Descargar Catálogo