lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
Losa Radiante y Silabario del Ojo 30/03/1999 - 20/04/1999 Catalina Donoso y Enrique Matthey UNA SOCIEDAD IMAGINARIA

Después de un intenso año ´98 donde se montaron diez vanguardistas e innovadoras propuestas a cargo de artistas tan heterogéneos como Gonzalo Díaz, Manuel Torres y Cristian Díaz y luego de una copada agenda en la Feria de Arte Contemporáneo ARCO, realizada en febrero de este año en la ciudad de Madrid, la Galería Gabriela Mistral dio inicio a una nueva y fructífera temporada. El día 30 de marzo lanzó la exposición Losa Radiante y Silabario del Ojo, de los artistas Catalina Donoso y Enrique Matthey, respectivamente.
Los expositores decidieron el año 97 llevar a cabo un proyecto conjunto. Según ellos, los trabajos aunque unidos en términos imaginarios, se diferencian en sus procedimientos, estrategias de edición y distribución en el espacio de la muestra, quedando de manifiesto las divergencias entre uno y otro autor.

La propuesta visual de Catalina Donoso cuenta con trabajos anteriores como “Paño para Cortar” y “Réplica dorada de un Corsé", entre otros.

La muestra “Losa Radiante” consistió en un conjunto de obras que abordan desde la pintura y su correspondencia con una serie de objetos clasificados a pie de tela varios tópicos en forma simultánea. Mediante armados de tramas que la autora compuso en diversos formatos en subconjuntos, la artista proponía un itinerario que comprendía desde superficies ornamentadas inscritas con oraciones, hasta escenas epopéyicas que transcurrían en ambiente indeterminados.

Para el filósofo Sergio Rojas, la propuesta de Catalina Donoso operó con lo que podríamos denominar los fantasmas de la pintura “en” la pintura. “En efecto, algunos de sus trabajos presentaban la operación pictórica como un trabajo inacabado de “hacer desaparecer”, como si el trabajo del pintos consistiera en borrar las huellas de la pintura anterior. Nunca hubo tela en blanco (ilusión de la página dispuesta para constituirse en autor desde sí)”.

Radicalmente distinto es Silabario del Ojo de Enrique Matthey, donde la obra se estructura en una serie de diez telas, utilziando las esquinas de la Galería como ejes de montaje. El artista y académico de la Universidad de Chile se inspira en el Silabario hispanoamericano como estructura normalizada, utilizando a través de pantallas electrónicas textos de niños que comienzan su período de aprendizaje del lenguaje escrito. En las telas, Matthey articula técnicas que van desde el óleo a la serigrafía. Entre sus trabajo anteriores se cuentan “La Muerte de Narciso” (Galería Gabriela Mistral, 1997); “Donde termina la ley comienzo yo” (Galería Ojo de Buey, 1989).

“El replanteamiento de la pintura como expresión inmutable y un imaginario donde se apela a la narración visual, a la epopeya, a la oración y el más básico de los libros, como es el silabario, une las propuestas de Donoso y Matthey como un ejercicio donde la creación y el proceso de producción se potencian y tensionan constantemente”, señala Luisa Ulibarri, Directora de Galería Gabriela Mistral.

Sergio Rojas analizó por su parte la postura de Matthey como opuesta a la de Donoso, ya que él muestra la tela como página dispuesta para la tarea de pintar (el ejercicio y el tiempo del pintar como “un hacer las tareas”). Exhibe en toda su arbitrariedad la voluntad del pintor, acaso ante todo como deseo o encargo, de llenar la tela. El lleno como tarea de la pintura (lleno no se refiere sólo a los motivos y gráficos, sino también a los múltiples procesos de reproducción convocados por el artista).

A pesar de no ser la primera vez que Enrique Matthey y Carolina Donoso exponían en Galería Gabriela Mistral, ya que hicieron el año ’97 y ’94 en forma individual, ambos coincidieron en que este espacio es único en Chile para el desarrollo y difusión del Arte Contemporáneo. “De hecho nos interesa el espacio y la política curatorial que existe. El público que va allá no es el que asiste a otras galerías, porque disfruta de la cultura y es estable. Entonces el diálogo que se produce es mucho más fructífero. Creemos que se asientan mejor nuestras obras ahí que en otros lugares que a veces tienen políticas más comerciales”, señaló Matthey.