lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23
24
25
26
27
28
29
30
31
Casa de fuerza 23/12/1998 - 23/01/1999 Manuel Torres EXCAVANDO EN LA MEMORIA DEL DESIERTO Y SUS DESPOJOS

Un trabajo pictórico que rescata la memoria histórica del desierto y de sus despojos materiales y ahonda en el tema de las salitreras, exhibió el artista plástico Manuel Torres a desde el 22 de diciembre y hasta el 23 de enero de 1999 en Galería Mistral del Ministerio de Educación, Alameda 1381, bajo el título “Casa de Fuerza”.

Para concretar su obra, Torres realizó una serie de viajes al norte, recogiendo y seleccionando una importante cantidad de objetos e imágenes y registrando fotográficamente algunas vistas de las salitreras y de su entorno desértico. Desde el fondo polvoriento de la pampa, en un trabajo casi arqueológico, extrajo o exhumó de la tierra de las Salitreras de Chacabuco y sus alrededores, viejos artefactos y objetos en desuso que dejaron tras si los antiguos habitantes que pasaron por allí en la época del auge del salitre. Fueron estos desechos los que sirvieron de modelo para la elaboración de su obra pictórica.

Su trabajo contempló tres pinturas de gran formato en óleo sobre lino. Una de ellas muestra una maestranza que está desmantelada, donde se ven las estructuras en estado de deterioro. Una segunda pintura representa a una sala de energía que corresponde a un subterráneo donde estaban las máquinas que producían la electricidad, prácticamente desmantelada. La tercera es una vista aérea del pueblo de Chacabuco, donde se puede ver el sector habitacional de los obreros en estado de abandono. Hay otras dos pinturas más, con paisajes de la pampa salitrera, más precisamente de estructura industriales abandonadas que sirven de complemento a las primeras.

“Después de un año signado por varias propuestas remecedoras en el cuestionamiento de los lenguajes y prácticas visuales, culminamos 1998 con una muestra que reivindica el oficio de la pintura casi con actitud renacentista, donde se recupera el paisaje el paisaje, la aguada, la veladura, la lentitud y la incertidumbre del resultado. También, el silencio de lo ausente y de la memoria inscrita en nuestra naturaleza desértica, que constantemente nos murmura al oído”, señaló Luisa Ulibarri, en ese entonces directora de la Galería Gabriela Mistral.

A su juicio “esta muestra “Casa de Fuerza” demuestra el eclectisismo de un espacio que busca siempre dar cabida, diálogo, tensiones, preguntas y muchas respuestas a los diferentes lenguajes visuales”.

En las pinturas, Torres trabajó el paisaje de fondo y una serie de los objetos encontrados en las excavaciones, que sirvieron de modelo, formando una figura geométrica en el espacio histórico del cuadro, que puede ser un cuadrado o un triángulo. “Más que nada, dice el artista, se trata de trozos de máquinas, herramientas, clavos, tornillos y remaches, instalaciones eléctricas, utensilios industriales y domésticos, recipientes enlozados de varios colores, cuencos, cajas de latón, tarros artesanales, frascos de farmacia y numerosos tipos de botellas. Estos fragmentos y muchos otros me fueron de gran utilidad al momento de establecer la forma geométrica de estos modelos. Modelos que intenté traducir fielmente en estas pinturas de óleo”.

Un segundo aspecto corresponde a varios collages, cuyos materiales los extrajo de las excavaciones que realizó en unos basurales de hace cien años, donde están los desechos o huellas de lo que fue la vida cotidiana de los habitantes de la Oficina Salitrera de Chacabuco. Se trata de papeles y cartones de todo tipo, libretas, tarjetas, fichas impresas, documentos administrativos y personales, sellos, sobres, cartas, envoltorios, cajas y cajetillas de distintas mercancías, fragmentos de carteles, recibos, listados de pulpería, minutas, cuentas y hasta retazos de tela. Fue este sustrato lo que le sirvió al artista para la ejecución práctica y ensamblaje de los collages. Estos fueron montados en la muestra en una serie de cinco cajas semejantes a un diario mural. Cada una lleva 10 collages, salvo una que contiene cuatro, pero de mayor tamaño.

Complementan este trabajo unos ensamblajes que corresponden a la serie de objetos encontrados en la salitrera de Chacabuco, trozos de pino oregón y de linóleo, botellas y una serie de clavos de tipo industrial. Estos van adosados a la pared de forma rústica, utilizando para ellos los mismos materiales que encontró en el lugar como pedazos de clavos y alambre oxidado.

El especialista Guillermo Machuca, destaca la melancolía de la contemplación de los desiertos, las imágenes y las atmósferas veladas por el óleo de la obra de Manuel Torres. Aquí hay mucho más que una serie de cuadros; también intervienen la literatura, la historia, la arquitectura, la fotografía periodística y el cartel; únicos objetos-presentados y representados-son aquellos recolectados por el propio autor. Toda esta información –conservada y clasificada en un taller – constituye el alfabeto de su obra”.

Juana San Martín
Coordinadora dpto. de Prensa
División de Cultura Mineduc Descargar Catálogo