lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29 30 31
Gesto e Inscripción 01/07/1997 - 28/07/1997 Francisco González-Vera, Klaudio Vidal, Ricardo Fuentealba-Fabio,Natasha Pons, Pablo Mayer, Iván Zambrano y Alex Quinteros Siete artistas pusieron en circulación su imaginario, en la Galería Gabriela Mistral en una visión panorámica de sus obras de ese período. Con un grado de sensibilidad usaron el grabado y la pintura como soporte de una comunicación silenciosa y convincente.

La muestra, denominada “Gesto e Inscripción”, comprendió grabados y pinturas mixtas sobre telas en gran formato y se exhibiron entre el 1 y el 28 de julio de 1997 en Alameda 1381.

Los expositores Francisco González-Vera, Klaudio Vidal, Ricardo Fuentealba-Fabio,Natasha Pons, Pablo Mayer, Iván Zambrano y Alex Quinteros, unidos bajo el nombre de “Colectivo Dalmacia”, articularon un frente plástico no programático a partir de sus visiones personales del arte. Todos ellos provienen de la Universidad Católica y de los talleres de José Balmes, Gonzalo Cienfuegos, Gracia Barrios y Eduardo Vilches.

“En esta muestra, hemos optado por privilegiar una influencia académica que como en los años 60, resulta determinante en las prácticas visuales del colectivo de artistas y en la obra personal de cada uno de ellos, señaló Luisa Ulibarri, entonces directora de la Galería Gabriela Mistral y Jefa del Departamento de Programas Culturales de la División de Cultura. No es casual que todo este grupo provenga de una universidad que ha recuperado con bríos sus planes de formación artística a través de maestros como José Balmes, Gracia Barrios, Gonzalo Cienfuegos y Eduardo Vilches, decisivos formadores de generaciones de artistas en los últimos 30 años”, subrayó Ulibarri.

A juicio de los integrantes del grupo Dalmacia, sus obras sean grabados o pinturas, están avaladas por una trayectoria individual que les permite sostenerse, agregando que cada una de ellas son parte de los que denominan mapa de la pintura chilena. "La idea es mostrar lo que se llama la generación de los noventa, porque la circulación de nosotros dentro de la generación era casi individual y por eso decidimos presentarnos como grupo”, puntualizaron. Esta es la primera vez que expusieron juntos con un propósito común. En esta ocasión exhibieron una visión panorámica de las obras realizadas en el último período.

Klaudio Vidal expuso en esta oportunidad un políptico que consistió en 80 grabados de pequeño formato de una serie erótica que inició en 1990 y que concluyo ese año 1997. “Las series temáticas creadas por éste parecen surgir de las sombras de una fuerza interior que rasga superficies a modo de carne que se abre y deja ver al hombre", dijo el especialista Ramón Castillo.

En tanto que Natasha Pons, que también expuso grabados en pequeño formato, trabajó con las técnicas tradicionales del grabado en metal, produciendo un imaginario que recompuso en pequeñas escenas, concentrándose en un elemento que permitiera diferentes combinaciones.

Los cinco pintores exhibieron tres obras cada uno de gran formato. Los trabajos de Francisco González- Vera, mixtas sobre tela, pertenecían a una serie temática denominada “De la Nube a la Paleta”. Se describe como deudor simbólico de la tradición manchística de la pintura chilena. En su obra la calidad del gesto y la mancha le permiten recuperar un grado de figuración en las series temáticas que implementa. La materialidad y calidad gestual se une a grandes formatos y a un registros de color restringido, como los tierras, ocres y negros.

En tanto, en la pintura de Pablo Mayer se podía observar que las figuras se podían ver formalmente iguales a partir de un mismo esquema básico compositivo, como es el cuadrado negro atravesado por dos diagonales blancas. “La estructuración de mi estrategia pictórica, dice, es el resultado de la decantación natural del signo, el que desea recuperar cuidadosamente su función metafórica, prescindiendo de lo anecdótico”. Destacaban la serie temática de las Quillas o Cartas.

En Alex Quinteros, la imagen construida en la quietud y el silencio se iba desvaneciendo poco a poco y la organización del espacio y la configuración de las superficies pasaban a ser protagonistas formales y temáticas del cuadro. El trabajo sobre el espacio se da sobre la superficie y nada más allá del borde. Es por ello que sus pinturas exigen condiciones mínimas de observación: luz y quietud, según la descripción de Ramón Castillo.

Ricardo Fuentealba-Fabio exhibió tres obras de una serie de trabajos denominados "Escenas de la Vida Real", realizada con mixtas sobre tela. Construyó espacios a partir de sucesivas capas de pintura, donde predomina el azul. Como dice Castillo, su pintura la mayor parte del tiempo se vuelve una búsqueda entre sombras.

Las pinturas-esculturas de Iván Zambrano son representaciones de tiempos y espacios cercanos a lo onírico y a lo metafísico. En su trabajo aparecen figuras humanas que se ubican sobre o entre los pliegues de las pinturas de planos irregulares. "Su fuerza expresiva lo acerca a la adopción de materialidades diversas y relaciones formales cercanas a la noción del Kitsch”. Descargar Catálogo