lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3 4
5 6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Un metro por un metro 06/12/1994 - 31/12/1994 Francisco Brugnoli, Rodrigo Casanova, Luis C.Céspedes, Carlos Donaire, Virginia Errázuriz, Guillermo Frommer, Óscar Hernández, Pablo Langlois, Guillermo Machuca, Kika Mazry, Diego Parga, Gustavo Poblete, Jorge Pulido, Camila Quiroga, Francisco Rivera HUGO RIVERA S., SERGIO ROJAS, FRANCISCO SANFUENTES, MARIO SORO, FERNANDO UNDURRAGA, ALICIA VILLARREAL, RODRIGO VILLARROEL

Siendo de la misma dimensión, cada una de las creaciones que se exhiben en la Galería Gabriela Mistral denotan un significado particular tanto estético como conceptualmente atractivo. Es el arte expresado en “Un metro por un metro”, nombre que adopta esta muestra colectiva al ser de ese tamaño las obras expuestas en sus más diversos lenguajes; pintura, escultura, gráfica, instalaciones y trabajos multimedia. Una muestra que cerró el ciclo de exposiciones de este año en la entonces sala del Ministerio de Educación.

Metro, según el Diccionario Enciclopédico U.T.E.H.A. se define como “la longitud cero grado, de la distancia comprendida entre dos trazos grabados en los extremos del patrón de platino irradiado Breteuil de Sévres (1889)”. Y es, según las palabras preliminares del catálogo de presentación de la muestra, la medida que se le da en este caso a “las diferencias formales de obra que caracterizan las exposiciones colectivas; diferencias que, en otro sentido, se sistematiza en el marco conceptual y que se constituyen como condición necesaria para la consolidación de un proyecto de enseñanza de arte”.

SUJETOS AL ESPACIO

Francisco Brugnoli presentó una instalación, mientras Rodrigo Casanova expresó en una película negativo color lo que quiere decir en el espacio señalado. “Proceso-color de un minigrabado”, xilografías de Carlos Donaire demostraron cómo es posible acotar el relato plástico en centímetros comparables a los que limitaban el trazado – instalación de Virginia Errázuriz; lo mismo sucedió con “Paradise”, foto emulsión, esténcil y óleo sobre tela, de Guillermo Frommer. Oscar Hernández, en tanto, expuso una de sus técnicas mixtas y Pablo Langlois un óleo sobre tela.

“Y es que acaso, toda gracias se lleva a cabo dentro de los límites de un metro cuadrado virtual y metafórico, pues la gracia consiste precisamente en “no salirse” del metro cuadrado, comporta, pues, una peculiar precisión técnica y moral en el hacer (…). El problema no es como reducirse, sino cómo expandirse”, escribió Sergio Rojas sobre esta muestra colectiva.

Algo que se confirmó en “Proyecto Funerario”, montaje que Kika Mazry construyó con coigüe, raulí, aglomerado, granito, huaipe, óleo y acrílico; C.E.I., marco blanco de madera, tablillas, tensores de bronce y pintura acrílica de Gustavo Poblete y en “Los sonidos cardinales” de Hugo Rivera Scott, creación a partir de pizarras de 33 por 33 cm, grafito sobre papel Montin Du Roi 300 gr y barras de plomo.

Sobre la base de una película en blanco y negro trabajó Diego Parga; Jorge Pulido hizo lo suyo en Péndulo (pigmento, acrílico, esmalte y carboncillo); Camila Quiroga presentó torres gemelas en construcción en una obra de óleo sobre tela y Francisco Rivera Scott una obra de madera, laca, piroxilina, espejo e impresión fotográfica.

Francisco Sanfuentes mostró una tipografía sobre zinc galvanizado y Mario Soro la instalación titulada “El ejérci(to)cio de la docencia (2do acto)”. Mientras, Fernando Undurraga se expresó a través del espacio que limita una madera de ulmo laminado, Alicia Villarreal por medio de carboncillo y objetos sobre muro y Ricardo Villarroel en un grabado buril.

Así, los que expusieron son artistas que reflexionan en torno a un espacio determinado, acotado por una medida común. En ese sentido, incluso, la reflexión se extrapola a “los metros cuadrados del trabajo académico”, tema que abordó Luis Carlos Céspedes en el prólogo al decir que “en la misma medida que reconocemos la asignación de distintos tipos de metros cuadrados como una estandarización ficticia, reconocemos que hay distintos tipos de metros cuadrados de Teoría del Arte”. Sin duda, una muestra del imaginario sujeto a la síntesis real de “Un metro por un metro!, “lugar de operación que no puede dejar de exigirse a sí mismo tocar los límites”.

Información extraída de Diario La Época (19 de diciembre de 1994)