lun mar mié jue vie sáb dom
1
2
3
4
5
6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
El cuerpo de la tierra 06/09/1994 - 05/10/1994 Gracia Barrios, Patricia Israel, Ismael Frigerio y José Balmes Los artistas Gracia Barrios, Patricia Israel, Ismael Frigerio y José Balmes exhibieron obras de gran formato, que mostraron su reflexión sobre el tema de la Tierra en la Galería Gabriela Mistral, entonces dependiente de la División de Cultura del Ministerio de Educación.

Durante cinco meses los artistas se unieron bajo una propuesta del Departamento de Programas Culturales de esa División que los invitó a reflexionar y producir una obra a partir de una doble metáfora: “El Cuerpo de la Tierra”, ver la tierra como un cuerpo y al cuerpo como la Tierra y que al mismo tiempo permitiera extender y trasladar el tradicional concepto de ecología al dominio del cuerpo, la psicología y las estructuras que el hombre se proporciona.

Las visiones que los artistas trasladaron a sus obras hicieron referencia a la devastación y la amenaza de “nuestra casa” como consecuencia no sólo de la contaminación y la explotación sin freno de los recursos naturales, sino también de la violencia y la desvalorización de la cultura. La idea era buscar una forma original de hablar sobre ecología en el más amplio sentido de la palabra.

Cada uno de los artistas, con su particular aproximación sobre el tema buscó mostrar una mirada acerca de esta “casa amenazada”.

Balmes con su obra denominada “Camino a Quilicura” hizo referencia a la violencia con un trabajo electrizante y dinámico, conseguido con elementos que por su sobriedad lo hacen más elocuente.

En tanto, Gracias Barrios utilizó una cita de la poetisa Gabriela Mistral para dar vida a su obra “La exhalación del surco es tan sagrada como el aliento de la boca humana”.

Patricia Israel, por su parte, utilizó a los loros para hacer un llamado de alerta a la situación de destrucción que está viviendo el mundo. Su trabajo plástico era muy explícito y se denominó “Cuando los loros no tengan donde aterrizar”.

Por último, Ismael Frigerio plasmó su reflexión en dos pinturas y una instalación, que integraba el carbón con el lenguaje del video.

La muestra permaneció abierta hasta el cinco de octubre de 1994.

Información extraída de Diario El Siglo (13 de septiembre de 1994)